"LAS MUJERES SINARQUISTAS, LUCHAMOS CON ARDOR"

CRÓNICAS DE LAS MUJERES SINARQUISTAS. Yara Valle (Historiadora). ¿Cómo era y que significaba ser mujer en el Movimiento Nacional Sinarquista en los primeros años?

El Movimiento Sinarquista nace un 23 de Mayo de 1937, en la ciudad industrial de León,Guanajuato.

El contexto era la lucha entre la tendencia derechista del Régimen (Plutarco Elías Calles) y el bloque pro-socialista de Lázaro Cárdenas.

El primero, con sus sindicatos blancos y sus esquiroles dirigidos por el millonario Morones, frente al sindicalismo supuestamente popular de Cárdenas.  Esto degeneró en violencia política, bandas de delincuentes que robaban y secuestraban, corrupción en el gobierno, pobreza, migración forzada a las ciudades, entre otros males.

El Sinarquismo nace de varias corrientes:

  • Comunidades indígenas azotadas por cacicazgos

  • Sindicalistas Independientes contrarios  al control estatal de su lucha laboral

  • Comunidades campesinas e indígenas

  • Grupos Cristianos con Conciencia y trabajo social

  • Estudiantes y universitarios patriotas y con fuerte sensibilidad a las luchas populares.

Este origen diverso, pero netamente popular, patriótico, social, le hizo crecer y muy pronto, generar el odio de funcionarios, caciques, la Derecha Capitalista y la Izquierda dogmática.

Pronto, destacaron también las mujeres Sinarquistas.

Para Plutarco Elías Calles y sus segundones, la mujer era "candorosa, ingenua, cae pronto en las garras del Clero".   En los sórdidos ambientes de la CROM, del PNR y de los turbios salones oficiales, las mujeres militantes eran pocas y muchas veces, eran sólo un club de las esposas o parejas sentimentales de los ricos caciques y militares que controlaban al Partido Oficial y sus satélites, así como sus grandes empresas.

En México, la militancia femenina era marginal.  Las "Adelitas" y "soldaderas" habían luchado en la Revolución (las revoluciones, mejor dicho), pero su situación seguía siendo subordinada en la mayor parte de la escena política de la época.

En ese contexto, el Movimiento Sinarquista se organiza y crea también sus "Cuadros Femeninos", pero había un antecedente: Muchas mujeres ya habían participado durante las previas luchas por la libertad religiosa, en campañas de alfabetización (Con Gabriela Mistral impulsando la Secretaría de Educación), la organización Juana de Arco, las escuelas rurales, etc....etc...


En el Sinarquismo participan muy pronto mujeres de diverso origen popular.  Muchas maestras rurales, enfermeras, obreras, etc....

En 1938, se publica un "Decálogo para la Mujer Sinarquista", despés del "Decálogo del Hombre Sinarquista". En la línea de impulsar al "Hombre Nuevo y la Mujer Nueva".

En el decálogo para la mujer se leía:

"1 .- Sobre el cariño al padre, al esposo, al hijo, al hermano, pon el Amor a México. Encima de la Patria, sólo hay un amor superior: Dios.

2.- No son para tí los puestos de combate; pero a tí te toca empujar y decidir al hombre a la lucha..."

Termina el Decálogo:

10- Ruega a Dios por los que luchamos y piensa en una Patria Nueva y Libre".

     Apenas se publica tal decálogo, mujeres Sinarquistas respondieron en forma interesante: con canciones y versos:

"Las Mujeres Sinarquistas, demuestran ya su valor, por los que duermen la siesta ellas luchan con ardor.

DICEN QUE SOLO LOS HOMBRES POR MÉXICO HAN DE LUCHAR Y QUE ESTORBAN LAS MUJERES PORQUE NI SABEN PENSAR

Yo me quedo de una pieza, pues lo dicen SIN RAZON! Si el hombre da la cabeza La mujer da el corazón"

Se da un auge de iniciativas por parte de las mujeres:

El Servicio Social Sinarquista, las Escuelas, las campañas de alfabetización y la combinación de catequesis con la instrucción elemental y básica para niños y niñas.


Grupos de mujeres se organizaron para defender sus propios derechos. En un entorno donde abundaban las viudas, madres solteras, ancianas, mujeres cuyos maridos migraron a Estados Unidos o a las grandes ciudades, o simplemente porque se sentían tan responsables como los hombres de cambiar las condiciones sociales organizaban círculos de estudio, debate político, cooperativas, brigadas de apoyo solidario, etc....

Para las mujeres Sinarquistas, la cuestión no era "alentar a luchar a "su" hombre.... Era "luchar con ardor".

Cuestión interesante, pues muy pronto destacan sindicatos netamente femeninos. Mujeres dirigiendo Congresos y Asambleas. Organizando bibliotecas itinerantes, entre otras.

¿Porqué entonces la contradicción aparente entre el decálogo y la militancia real?

En cierta forma,se procuraba proteger a las mujeres de la represión gubernamental.  Era lo que justificaban varios destacados Sinarquistas.  En ocasiones, cierto machismo protector. (Según ciertos criterios).

La realidad,pues, es que dentro del Movimiento Nacional Sinarquista, las mujeres hallaron un espacio para su participación social, cultural, política,artística, educativa, lúdica, de apoyo solidario, etc...etc...


(La Srita Ofelia Ramírez,dialoga con Doña Esperanza, dirigente huasteca. De la otra compañera no hay nombre en el Archivo)






Como conclusión una anécdota:

En cierta visita de un dirigente nacional a un grupo rural, una mujer llegó con signos de haber sido maltratada. A pregunta del dirigente, ella terminó por confesar que su marido, también sinarquista, la había golpeado.

El dirigente llamó al susodicho y tuvo una muy agria discución, donde el esposo tuvo que callarse y aceptar que había sido un bruto.

En éste caso, el golpeador cambió su conducta. Pero por si las dudas, el dirigente publicó un comunicado donde declaraba fuera del Movimiento a quien golpeara a su mujer o hijos.  Haciendo un llamado a que se creara conciencia de la fuerza del diálogo y del amor,por sobre la violencia.

Y haciendo énfasis, en que el alcoholismo debería desaparecer de cualquier familia Sinarquista.

Todo ésto, fué en el contexto de los primeros años del Sinarquismo. Agregamos algunas fotos.


Featured Posts
Recent Posts