LA HUELLA DEL VENADO AZUL / WIXARITARI Y SINARQUISMO



El #Sinarquismo aparece en la sierra de Huejúcar, Huejuquilla y Colotlán, allá por 1938, cuando algunas profesoras y pobladores llegaron con su enorme bandera roja - blanca - verde y se trepaban al Cerro de la Cruz cantando Himnos de Lucha Popular y de resistencia al tirano.


Los caciques de la región no lo tomaron a bien y con balas, cárcel y amenazas, intentaron acallar el repentino grito social que cundió por la región, entre mestizos, coras, tepehuanos, mexicaneros, wixárricas.


Rápidamente, se organizaron campañas de alfabetización, brigadas de salud, escuelas de oficios, se enviaron a Guadalajara o a Zacatecas, a jóvenes para su formación como líderes comunitarios.

Tras cada represión del Régimen, había una Marcha, un mítin y una campaña de rebelión pacífica.

Poco a poco, se lograron conquistar espacios de libertad y respeto a los Derechos Fundamentales.


Lo que pocos saben, es lo que hubo tras la fuerza del Movimiento Popular Sinarquista en esa época:

El Sinarquismo en su esencia reivindica:


- La Ancestralidad: El respeto por los Ancestros, por el Origen y la Identidad Cultural. El Sinarquismo propone una Mexicanidad que nace de la conciliación en el presente, de los diversos orígenes en el pasado.


- La Justicia Social. Que es la clave para una Nueva Sociedad, una República que se erige sobre la Comunidad. Una Comunidad de Comunidades. El Sinarquismo como Movimiento Político, unió a éstos Pueblos para construir una República que reconozca la Identidad Cultural y la Lucha Comunitaria de los Pueblos.


- La Mística y la Espiritualidad. Los Cristianos que impulsaron al Movimiento, poseían una profunda espiritualidad de diálogo, de alteridad, de respeto a la mística y la espiritualidad de cada cual. En concreto, con la Espiritualidad Nativa.


Por eso, el acercamiento con los Pueblos Indígenas se hizo más allá de "pactos políticos" o "busca votos". Se hizo una alianza entre pueblos que aspiran a sanar su propio ser, los vínculos con la Comunidad, con la Naturaleza y con Lo Trascendente, lo Sagrado.


- La Búsqueda de la Belleza. A través del Arte Popular, la canción, el mito, la poesía, los juegos, el alimento y el amor por la Tierra, mestizos, wixárricas y otros pueblos de la región, se unieron para defender su vida y sus libertades ante la mediocridad y la vacuidad del incipiente capitalismo que tanto dañó la vida comunal. Honrando la Belleza en todas sus manifestaciones, el Espíritu se eleva.


- La Autogestión

En Colotlán, Huejúcar, Santa María, Tlaltenango y toda la región, se formaron cooperativas, cajas solidarias, escuelas por cooperación y con el trabajo voluntario, se abrieron caminos, se hicieron puentes, se establecieron clínicas. Todo ello, mientras los ebrios funcionarios municipales gastaban el dinero público en privilegios.

Los Pueblos lo hacían con su propia Voluntad.


----

Todo lo anterior, se viene de vuelta:


Los Sinarquistas, contra la tendencia de intolerancia y xenofobia impulsada desde grupos de Poder y la actual Presidencia, han propuesto una Nueva Alianza entre los Pueblos Nativos - Afro - Iberos, tanto originales como sus descendientes.


Porque la Tierra clama por paz y justicia, no por el odio ni la ignorancia.

----



"... el venado azul Kauyumari, guía a los peregrinos wixaritari hasta Wirikuta, en donde se sacrifica transformándose en peyote, cacto con el que estos indígenas mexicanos se vinculan con sus ancestros, cumpliendo su merced y asumiéndose como guardianes del planeta”.


Más tarde, el venado azul se encaminó hacia el mar


y se quedó en este sitio para siempre.


Decíase que él era el venado azul, que él era la vida misma,


que él era la propia lluvia..."


http://www.culturmexico.com/la-leyenda-animada-de-kauyumari-el-venado-azul-que-guio-a-los-hombres-hacia-el-hikuri/

Featured Posts
Recent Posts