LA ENFERMEDAD DE LA PIEDRA



Me convenzo cada día más, que el gran problema de salud de nuestra Era, es la enfermedad que aqueja a la piedra.

Dicen los que saben, que la piedra va perdiendo color, Fuerza, consistencia, y por eso los monumentos necesitan mantenimiento.

Desde hace años, en lo personal decidí participar en luchas sociales, vecinales, en activismo cultural, político, de ideas y de debate.


A lo largo de los años, he conocido infinidad de personas que tienen unas ideas y un entusiasmo magnífico.

Hablan de cambiar el mundo, hablan de ser diferentes, hablan de detestar a la masa por inerte y cobarde.


Y muchos de esos que merecerían una estatua, un monumento, por sus palabras.... Desaparecen a las semanas o a los días.


Juran querer participar en la Gran batalla para salvar a la Patria o al Pueblo o a quien mejor les parezca....


Pero su euforia desaparece y hasta el teléfono dejan de contestar.


Su amor por Dios, la Patria , el árbol que sería talado .... Se diluye.


¿Cuánta gente he conocido así?


Bastante.


Pero hay otras más enfermas.


Están las que dicen:

"Yo participo. Apuntenme para construir un mundo de mujeres y hombres valientes, libres....

Pero... Apuntenme ya que estén organizados, ya que tengan todo construido.
Ya que tengan equipos en todo el país, ya que aparezcan en la tele, ya que tengan millones más...".

Y son incapaces de ver qué están enfermos.

Están inmóviles. Sólo mueven los dedos para teclear quejas y lloriquear lo mal que va el país.


Pero no harán nada.


Esperan que llegue un ejército de héroes.


No irán a las reuniones, no organizarán ni una charla, no propondrán una marcha.


Lo único que harán es criticar y quejarse: USTEDES NO HACEN NADA.


Y la piedra que pudo ser un monumento, se irá quebrando, perdiendo color y pasión.


Llegarán a ancianos y dirán que nada sirvió.


Que las nuevas generaciones no valoran.


¡Quiera el Divino protegernos de esa enfermedad!


Que elijamos la convicción y el riesgo de equivocarnos en la ruta antes que convertirnos en cascajo inútil.


Fallar lleva implícito el aprendizaje.


Quedarse sin hacer nada exigiendo a otros que hagan, es quedar en los escombros.

La muerte lenta del olvido....

Featured Posts
Recent Posts